• ·
  • 18ºC ·
  •  

Monumentos

↘↘Descárgate el Paseo Monumental y visita todos los monumentos de Castelló d’Empúries

 

Lavadero Público

El Lavadero Público es una atractiva construcción del siglo XIX que incorpora elementos del desaparecido convento de Sant Francesc, erigido en el año 1264 cerca de este lugar. Destacan las columnas toscanas (siglos XVI o XVII) que debían formar parte del claustro. Se integran a las galerías porticadas que rodean el lavadero, que tiene un surtidor en el medio.

 

Acequia del molino y Ecomuseo-Harinera

La Harinera de Castelló se creó en el paraje del molino del Mig, uno de los tres molinos medievales de la villa, aprovechando la antigua acequia del molino. Es un gran edificio industrial de tres plantas levantado alrededor de 1905 sobre el anterior, donde se puede ver la antigua maquinaria, en buena parte de madera, parcialmente renovada a mediados del siglo XX.

Hoy el Ecomuseu-Farinera, adscrito al Museo de la Ciencia y de la Técnica de Cataluña, permite conocer la transformación del trigo en harina, que aquí adoptaba el sistema austrohúngaro.

 

Sinagoga antigua

En este edificio de la calle de los Judíos, en el puig de l’Era mala, en el núcleo primitivo de la judería medieval, estaba la primera sinagoga o escuela de la comunidad judía de Castelló. En el año 1442 recuperó su función, que mantuvo hasta la expulsión de los judíos de 1492.

 

Judería

La importante comunidad judía de Castelló d’Empúries está documentada desde mediados del siglo XIII. Gozó de privilegios concedidos por los condes y llegó a contar con unos 300 habitantes. Se extinguió, prácticamente, con el decreto de expulsión de los Reyes Católicos de 1492. La antigua judería comprendía la zona de las calles de la muralla, dels jueus, del call, del calabró, peixateries velles, plaza de la llana; mantiene la trama urbana irregular de época medieval.

 

🔸 Clica aquí y visita el Centro de Interpretación Virtual de la Judería de Castelló d’Empúries 🔸

 

Curia – Prisión

Edificio gótico construido hacia 1336 que integraba dos funciones propias de la villa medieval: la curia, sede del Tribunal de Justicia, y la prisión, donde ingresaban los condenados. En la curia, a mediodía, destaca la fachada que da a la plaza de Jaume I (antigua plaza del Grano), con ventanales góticos que han sido restaurados; en el interior notables ménsulas de talla.

La prisión, al norte, tiene portal adovelado y dos ventanas con rejas en la fachada. En el interior, pequeñas celdas se distribuyen alrededor del patio. Se han conservado curiosos grafitos hechos por los prisioneros en diferentes épocas.

 

Convento de Sant Agustí

Los frailes agustinos se instalaron extramuros de Castelló en el siglo XIII y se trasladaron dentro de la población a causa de las guerras del siglo XVII. La iglesia (sobre unos subterráneos) tiene gravado el año 1749 en la portada y posee un destacado campanario. Es de propiedad privada desde la desamortización del siglo XIX, junto con el edificio conventual (casa Torrecabota). En la fachada de la iglesia se puede ver un fragmento de lápida sepulcral judía.

 

Convento de Sant Doménec i Palacio Condal

Los dominicos fundaron su convento en el año 1317 cerca de la muralla (la Força dels Predicadors). En la segunda mitad del siglo XIV se edificó el palacio condal, que el conde Pere II cedió a los frailes en el año 1401. La reconstrucción del convento en los siglos XVII-XVIII incorporó una torre de la muralla y otras partes de la edificación medieval, como la «sala gótica».

La fachada de la iglesia es de estilo barroco clasicista, datado en el año 1701. A su lado está el claustro, a manera de patio porticado, donde se exponen algunas piezas antiguas, decorativas y epigráficas. Hoy, las dependencias de su alrededor acogen la Casa de la Villa y diferentes servicios municipales.

 

 

Casa del Consejo – La Lonja de Mar

La Casa del Consell Municipal de Castelló o Lonja del Mar medieval, más tarde continuó como sede del ayuntamiento. Conserva la estructura de finales del siglo XIV (de alrededor de 1393), con reformas del siglo XVIII. Cabe destacar la fachada con el gran escudo en relieve, el espacio interior con bóveda de crucería gótica que tiene el emblema de la villa en la llave y las aperturas laterales con columnas y capiteles. Actualmente, se encuentra la Oficina de Turismo.

 

Convento de Santa Clara

El convento de monjas clarisas de Castelló se fundó extramuros de la población en el año 1260. Fue trasladado dentro del núcleo de la villa a finales del siglo XVII debido a los efectos desastrosos de las guerras. El gran conjunto edificado, construido alrededor de 1683, consta de la iglesia de una sola nave al lado de mediodía y de un sencillo claustro con galerías de arcos de medio punto, alrededor del cual se organizaban las dependencias monásticas.

 

Basílica de Santa María

“La iglesia gótica de Santa María tiene una estructura y unas dimensiones propias de una catedral, una dignidad que no consiguió a pesar de los varios intentos, en este sentido, de los condes de Empúries. Es uno de los ejemplos más interesantes de la arquitectura religiosa gótica de Cataluña. La obra, empezada en el siglo XIII, prosiguió durante todo el siglo XIV y finalizó al inicio del XV, cuando se construyó la fachada con la bella portalada de mármol. El espacio interior, paradigma del gótico mediterráneo, contiene las singulares fuentes bautismales del siglo XIV, el muy notable retablo mayor de alabastro del siglo XV, dos sarcófagos condales y un vitral gótico, el retablo de los Dolores del siglo XVIII, el órgano del siglo XIX y muchos otros elementos de interés. El campanario, con decoración gótica, sigue aún la composición arquitectónica de los campanarios románicos de influencia lombarda. Pertenece seguramente al siglo XIII. En el Museo parroquial se exponen, entre otros, imágenes, objetos de orfebrería, ornamentos litúrgicos y piezas arqueológicas de varia cronología.”

 

Cruz de término

Cruz de término gótica del siglo XV, notablemente esculpida. En origen estaba a las afueras de la población y durante mucho tiempo se encontraba en el cementerio, de donde fue trasladada en el año 1963 al lugar que ahora ocupa. En un lado de la cruz se figura la Crucifixión, con la Virgen y San Juan a los extremos; el pelícano, alusivo a la compasión y amor de Cristo, arriba, y la resurrección de Adán, que simboliza la redención, a los pies. En el reverso, vemos a la Madre de Dios con el Hijo, acompañada por el Tetramorfo: los símbolos de los evangelistas. En el nudo o capitel octagonal, pequeñas imágenes de ocho apóstoles bajo doseles.

 

Sala de contratación

Conjunto de arcadas góticas, en parte reconstruido, normalmente llamado la lonja. Puede pertenecer a la aduana medieval de Castelló, o bien a las salas del Hospital mayor o de los pobres de la villa, que fue fundado en el año 1252 en este lugar.

 

Cementerio de los judíos Conversos

 

Murallas de Castelló (Portal de la Gallarda)

El Portal de la Gallarda, en la base de una torre rectangular o torre-portal gótica, era la entrada al recinto fortificado de Castelló por el lado de levante. Se encuentra sobre el rec del Molí, que aprovecha el antiguo foso en el sector de muralla aún más conservado de la villa, formando parte del trazado alto medieval, que fue renovado en los siglos XIII-XIV. Extramuros se puede contemplar este tramo de fortificación, al lado del ábside de la catedral.

 

La Casa Grande

Edificio residencial de la nobleza castellonense de la Baja Edad Media, pieza sobresaliente del patrimonio histórico-artístico de la villa. Su fachada, bastante sencilla, con el portal adovelado y los dos ajimeces tan esbeltos, define este casal como una muestra muy remarcable del gótico civil catalán (siglos XIV o XV).

 

 

Convento de Sant Bartomeu o de la Mercè

El convento de San Bartomeu de frailes mercedarios lo fundó San Pere Nolasc en el año 1238 en las afueras de la población, cerca del puente de la Mercè de la acequia del Molino, en tiempos del conde Ponç Hug III.

En el siglo XVIII fue trasladado intramuros, cerca del portal de la Virgen María donde subsistió hasta la desamortización del siglo XIX. En el patio de la casa Nouvilas se conservan dos galerías del claustro de influencia renacentista, con arcos rebajados y columnas toscanas. Es un monumento importante y poco conocido del patrimonio cultural de Castelló.

 

Asilo Toribi Duran

El Asilo Durán se inauguró en el año 1898 gracias al legado del filántropo castellonense Toribi Durán y Garrigolas (1814-1888), industrial que hizo fortuna en América y que también fundó el Asilo Durán de Barcelona. El gran edificio ecléctico, que incorpora una capilla, es bien característico de su época; el proyecto ha sido atribuido al arquitecto barcelonés Enric Sagnier y Villavecchia. Hoy, debidamente restaurado y puesto al día, sigue con su función asistencial.

 

Puente Viejo

El Puente Viejo, sobre la Muga, cerca del antiguo barrio de Sant Marc, en origen se llamaba pont Major o pont Nou, ya que había otro más antiguo, desaparecido. Este puente medieval de siete ojos desiguales, parece que fue edificado en el siglo XIV en tiempos del conde Pere I. Ha sido reparado en diferentes épocas por haber sufrido desperfectos producidos por las guerras y las inundaciones.

 

Torre Carlista

La torre, o fuerte fusilero, fue construida en la entrada de Castelló por el lado del río, en la segunda mitad del siglo XIX, por el «Regimiento de Toledo», destinado a renovar las fortificaciones de defensa de la villa contra los carlistas. Es una torre cilíndrica y ataludada, con aspilleras y almenas. En noviembre de 1874 tuvo lugar el Foc de Castelló, cruda batalla favorable a las fuerzas carlistas del general Savalls. Es fama que media población quedó arruinada y quemada.